Dos escritos de Alberto Vital para este Keres que pasa en nuestro México.

Tendría que iniciar escribiendo sobre la gran trayectoria de Alberto Vital quien hoy en día es el Director de Investigaciones Filológicas de la UNAM, es egresado de la licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas. Maestro en Letras por la Facultad de Filosofía y Letras (FFL) de la UNAM. Doctor en Letras por la Universidad de Hamburgo, Alemania, en el área de Hispánica. Ha escrito y dedicado gran parte de sus estudios a la vida y obra de Juan Rulfo.
 
En 2013 Víctor Jiménez y Julio Moguel coordinaron un libro titulado PORTAL DE LETRAS (EJERCICIOS DE CRÍTICA LITERARIA) donde reúnen los textos escritos por sus cinco autores en la Jornada Jalisco durante 52 semanas de 2012: José Miguel Barajas, José Luis Bobadilla, Juan Domingo Argüelles, Víctor Jiménez, Julio Moguel y Alberto Vital.
 
En la página 23 de este libro se encuentra publicado su artículo EL PODER PREMONITORIO DE LA LITERATURA fechado el 15 de Enero de 2012 y en la página 39 LETRAS Y DEMOCRACIA fechado el 13 de Febrero de 2012, me permití extraer dos fragmentos de cada artículo que se encuentran muy ad-hoc para estos momentos oscuros que suceden en nuestro país escritos por Alberto Vital:
 
"Aunque no estén en carne y hueso entre nosotros, los escritores tienen el don de haber dejado premoniciones que funcionan en el presente (ayudan a comprenderlo) y no dependen del presente. Por ejemplo, la lectura de Pedro Páramo nos hace pedir otro Juárez: uno que separe el poder político del poder económico. Hannah Arendt tenía muy claro aquel axioma de la ciencia política según el cual lo económico sin cauce termina devorando lo político: lo intereses del gran capital desmedido destruyen el margen de maniobra de la sociedad para dirigirse a sí misma.
 
El personaje Pedro Páramo encarna el puro afán económico: es el monopolio total, es el totalitarismo del dinero, es el absoluto desprecio de cualquier orden político. No es casualidad que Arendt evocara el axioma en su libro sobre la violencia. Hoy ratificaría en Barack Obama la dramática reducción del margen también confirmaría que la violencia se vuelve sistemática allí donde la desigualdad crece por la falta de control de los grandes poderes económicos, sean legales o ilegales, (Pedro Páramo  sería latifundista y narcotraficante)."
 
En su mismo artículo escribe sobre Salado Álvarez quien denuncia el estado lamentable de la impartición de justicia en el México de fines del siglo XIX y principios del XX,  si viviera como decimos regularmente los mexicanos se volvería a morir por que eso no ha cambiado nada y no vislumbro cambio alguno en el siglo XXI.
 
"La democracia nos exige ser creativos con las palabras. La democracia surge y se consolida en sociedades letradas: en comunidades que acostumbran leer, escribir, desarrollar ideas, expandir campos de conocimiento mediante hallazgos científicos y tecnológicos. [...] ¿Puede la literatura reinsertarse en la democracia mexicana? ¿Puede la literatura ser un impulso audaz para la elevación del nivel del debate? estimula leer fragmentos de la cartilla moral de Alfonso Reyes en las páginas de un precandidato.
 
Conceptos como "República amorosa" tienen implícitos los gérmenes de una alabanza que supera el Apocalipsis, alabanza que es indispensable para revitalizar el discurso colectivo. Sin audacia no hay literatura; sin literatura no hay audacia en la renovación de los discursos. Sin esta renovación no hay interés de la gente en el debate político. La falta de interés beneficia el statu quo, particularmente mediocre los últimos años.
 
Pero la cultura letrada no debe reinsertarse como adorno, como simple cita aquí o allá. La cultura letrada corrige exceso de la cultura mediática, entre ellos la fe ciega en ciertas encuestas. [...] Muchos políticos de plano nunca aprenden a combinar números con letras. Mucha gente ha dejado de leer gran literatura porque la parte más publicitada de la narrativa actual renunció a la fina dialéctica entre belleza y crudeza, entre tragedias y catarsis, entre pulsiones de vida (Eros) y pulsiones de muerte (Tánatos), pulsiones que no sean rutinaria repetición de la consabida receta de besos y balas. Por fortuna hay indicios (así sean mínimos) de que la cultura letrada está de vuelta en el país."
 
Sin duda alguna la cultura letrada esta regresando al país, sin miedo,
Sin duda alguna queremos un cambio en nuestro país,
Sin duda alguna tenemos esperanza que podemos ser un mejor México,
Sin duda alguna quiero vivir para escribirlo.
 
 



 

 

 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

Entradas populares