A Emmanuel Carballo (Párrafos para un libro que no publicaré nunca)

Fue a inicios de este año dos mil catorce en una feria de libro interna en la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, que encontré este libro, no soy de las personas que compra libros por estar de moda, siempre trato de investigar a quien voy a leer y sus circunstancias, pero a veces como esta ocasión me acerque a un estante y levante a Párrafos para un libro que no publicaré nunca de Emmanuel Carballo publicado en 2013 por CONACULTA, se dio la fórmula que María Luisa Mendoza nos comparte en yo soy mi literatura, "Los libros llegan, y llegan de una manera mágica, nos escogen". Así han llegado varios libros a mis manos.
 
En un brevísimo homenaje a Emmanuel Carballo, un fragmento de este libro que escribió en 1969 titulado, El circulo burgués de la literatura, "creo que la literatura se produce dentro de un contexto social, como parte de una cultura, en un medio ambiente. Creo, también, que la verdad social no da por sí misma, verdad artística, que una obra no vale únicamente por lo que dice sino por la manera como lo dice. Creo que la literatura no es imitación de la vida: es una forma personal de ver y vivir la vida. Creo en el influjo del autor sobre el lector y viceversa.
 
Dudo que el escritor se dirija en nuestro medio a un público ideal, entusiasta y coherentemente integrado, [...], un escritor sin público escribe para quien le paga o le halaga. Es decir para el gobierno o la burguesía culta. Quien escribe para el gobierno escribe para dejar de escribir: concede a la literatura eficacia burocrática antes que utilidad social. Quien escribe para la burguesía culta escribe para alcanzar notoriedad, para subir de clase: convierte la intransigencia (uno de los propósitos de la obra) en progresiva serie de claudicaciones. En ambos casos el escritor escribe a favor de la corriente.
 
Es a esos sectores a los que el escritor se dirige. Cuando ellos aceptan el escritor comienza a recorrer el largo e imprevisible camino del éxito. Si la carrera del escritor depende en buena medida de la burguesía, alta y media, ésta, la burguesía, necesita del concurso del escritor para sentirse culta y refinada. Entre productor y consumidor existe tácitamente un pacto de no agresión, un pacto de ayuda mutua. El escritor escribe para la burguesía y ésta, como recompensa, lo incluye entre los suyos: lo sienta a su mesa, lo escucha, lo halaga y algunas veces lo pervierte.
 
Por esta razón, quizá, el escritor se aparta cada vez más del pueblo. A ciencia cierta no sabe quién es y qué quiere. Presiente que desea una mejor retribución para su trabajo, mayores oportunidades en todos los campos, pero este pensamiento no puede convertirse en certidumbre por una sola causa, porque para el escritor el pueblo es algo al que se debe defender pero con el cual no es posible convivir."
 
Dicen, que cuando ya eres una persona mayor lo único que te queda hacer, es torear a la muerte y a las enfermedades que te acechan, creo, que Emmanuel Carballo, presentía, que sus años estaban por concluir  pues escribió al final de su libro lo siguiente:
 
Lentamente la vida te va apagando
 
"Hoy puedo dar menos de lo que di ayer y, supongo, un decaimiento progresivo se apoderará de mis facultades mentales. Lentamente la vida te va apagando, te va anulando hasta que en cierto momento ya no recuerdas siquiera tu nombre.
 
Pienso en Arrigo Cohen, hoy muerto, a quien traté en la escuela de escritores Sogem. Sus clases eran excelentes. A sus alumnos y a mí nos parecía extraño que su esposa lo llevara a la escuela y lo condujera de regreso a su domicilio. El motivo: había olvidado dónde estaba su casa. Para evitar ese desasosiego traigo anotados en la agenda mi nombre y domicilio.
 
El futuro me asusta. Mis problemas ya no son únicamente externos sino internos. El mayor, la vejez y sus frecuentes e intolerables jugarretas. ¿Cómo vas a encararla, Emmanuel, qué clase de chochez será la tuya? (2011)."
 
Emmanuel Carballo, falleció a sus 84 años en la Ciudad de México, nacido en Guadalajara el 2 de Julio de 1929, escritor, poeta, ensayista, historiador y académico, estudio derecho en la Universidad de Guadalajara, pero dedico su vida a la literatura.
 
No me cabe la menor duda, que estás viviendo el sueño de tu vida más allá en donde algún día podre conocerte personalmente, pero tus letras seguirán vivas mientras recordemos y honoremos tu memoria.
 
 
 
 
  

Comentarios

Entradas populares