Legere librum illi (explicar un libro a alguien)...

El vocablo legere es equívoco tanto para la labor de quien enseña y la de quien aprende, como para la labor de quien escruta las escrituras para sí mismo (debería), utilizarse otra palabra, la de prelectio, a saber para lo referente al intercambio entre el maestro y el discípulo (recogiendo el término de Quintiliano), y que se llame simplemente lectio para lo que se refiere al examen atento de la Escritura. 

En los comienzos, en las escuelas de Derecho aparecían glosas en los márgenes de los manuscritos que contenían los textos que eran objeto de una enseñanza, se destinaba a aportar explicaciones que permitieran entender los pasajes difíciles.


Comentarios

Entradas populares