Leer para el saber....

En el siglo XII, el saber pasó a ser la meta primordial del lector; no se otorgaba ya prioridad a la sabiduría mediante la lectura, como hacían los monjes en sus lecturas espirituales. Es a partir del siglo XIII cuando causó gran impacto la filosofía aristotélica se tornó preponderante.

La enseñanza de la dialéctica por su parte se fue intensificando y el arte de razonar se convirtió en dueño y señor, con ello a partir del siglo siguiente, la lógica se impuso como soberana en todos los terrenos.

Es así que la lógica en conjunto con el estudio del lenguaje fue en parte el origen de la inevitable decadencia del método escolástico, lo que dio pie al movimiento de la devotio moderna que intento reintroducir el gusto moderno de la lectura tal como se practicaba en la época monástica.

Al reintroducir el gusto por la lectura se pudo observar que leer consiste en procesar técnicamente las letras, por lo que leer se asocia con ampliar el vocabulario y familiarizarse con las funciones sintácticas y gramaticales del lenguaje, se concibe como una tarea individual.

Por lo anterior, leer es una gran herramienta del saber cómo instrumento de la labor intelectual, pero el saber no te hace más sabio, ni más inteligente te llena una sabiduría individual interpretada de acuerdo a tus circunstancias humanas.


Comentarios

Entradas populares