Figuras retóricas (los elementos en un texto)...

Para ayudarnos a identificar los elementos del texto [...] tendríamos que remontarnos a una herramienta utilizada en la antigüedad que era el De Schematibus et Tropis de San Beda, que tomaba los ejemplos de la Biblia y explicaba las figuras de expresión y pensamiento.

Entre esas figuras se encuentra la prolepsis (o anticipación) y la silepsis (o quebrantamiento de las leyes de concordancia), la discretio consistía en aplicar el análisis retórico de los atributos de un argumento y especifico relativo a personas y ocasiones concretas.

Estos atributos eran conocidos como las siete circunstancias de las acciones humanas, circumstantiae rerum: persona, acción, tiempo, lugar, causa, método e instrumento. 

El primer tratado sobre el arte de leer fue redactado por Hugo de San Víctor está fechado en el siglo XII y se tituló Didascalicon, dando por sentado el cometido fundamental que la lectura iba a desempeñar en la enseñanza, se ha comprobado que en ese tiempo se inicia a tomar conciencia sobre el acto de leer. La lectura no se concebía ya sin cierta organización.

Es por lo anterior que un libro no se abordaba de cualquier manera, esa organización de lectura iba a crear nuevas necesidades. Era preciso que el lector pudiese encontrar con facilidad lo que buscaba en un libro, sin tener que hojear las páginas. Para responder a esas exigencias, se empezó por establecer divisiones, a marcar párrafos, a dar títulos a los diferentes capítulos, y a establecer concordancias, índices de contendió y alfabéticos que facilitasen la consulta rápida de una obra y la localización de la documentación necesaria.

Esta lectura escolástica iba contra el método monástico centrado en una compresión lenta y rigurosa del conjunto de las escrituras.


Comentarios

Entradas populares